Y desde la Unió de Consumidors de Catalunya-UCC os explicamos el porqué:
Recientemente, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) hizo pública una comunicación en la que señalaba que la subida de cinco euros anunciada por Movistar para este mes de mayo, y que afectará a unos 3,7 millones de clientes del producto Fusión, no es susceptible de afectar al interés público de la libre competencia y que en el momento en que Movistar anunció públicamente que los precios de este producto eran para siempre no obtuvo una ventaja significativa sobre sus competidores ya que esta estrategia también fue utilizada por casi todos ellos.
Para la CNMC los hechos no merecen ni una simple investigación del impacto real que tuvo o pudo tener en la competencia aquella conducta y el beneficio que pudo obtener Movistar con la misma (recordando los casi 4 millones de clientes y un incremento de casi el 8% en la factura mensual que ahora van a padecer).
Así pues:
¿Pretende la CNMC que creamos que ninguno de los millones de clientes de ese operador contrataron el producto fusión sobre la base de una publicidad que garantizaba un precio para siempre? ¿Pretende la CNMC que creamos que no hubo captación de clientes de otros operadores a raíz de la oferta de FUSIÓN y su precio para siempre?
Para la Unió de Consumidors lo que hace y arguye el regulador es simplemente quedarse en la luna de Valencia, perder crédito a chorros y ser complaciente con una empresa que empleó en su día toda su potencia mediática para convencernos de que los precios con los que nacía Fusión eran “para siempre”.
La vigente Ley de Competencia Desleal reputa como desleal por engañosa “cualquier conducta que […]